Volver arriba

El absurdo:  una herramienta básica para maravillar con tus cuentos

Utiliza las palabras en contra de la lógica y consigue que tus historias generen placer y diversión

Dime ¿te gustaría escribir un cuento maravilloso? De esos que hacen volar tu imaginación, que te arrastran a un mundo donde todo es posible, que te dejan para siempre el recuerdo de un instante mágico de bienestar. ¿Sí? Pues vamos a ello.

Hoy quiero compartir contigo una herramienta única para escribir cuentos infantiles: el absurdo. El absurdo es un ataque a la lógica, a la razón, a la realidad.

Es creatividad, es disparate, es un chispazo de maravilla que acerca al lector al lado más hedonista de la literatura, a leer por puro disfrute y diversión.

absurdo escritura creativa

Un ejemplo muy claro de absurdo es el chiste. Piensa en alguno que te sepas. Ahora fíjate: es toda una historia. Tiene sus presentación, su nudo y su desenlace. Un desenlace despatarrante porque se sirve precisamente del absurdo. La gracia de los chistes va siempre en contra de la lógica. ¿Lo ves?

Esa es la magia de las palabras: que son capaces de despegar nuestros pies del suelo, desafiando todas las leyes de lógica y de orden que rigen casi todo lo que hacemos y pensamos.

No voy a pedirte que escribas un chiste. Bueno, si te atreves con ello y quieres contármelo, de verdad que te lo agradeceré, a mí me encantan los chistes, sobre todo los malos malísimos.

Sé que lo que te interesa es escribir mejores cuentos, así que a continuación voy a darte dos razones de peso para utilizar el absurdo como herramienta literaria:

  • Tus textos serán una puerta a la maravilla, despertando la imaginación de tus lectores y convirtiendo la lectura en una experiencia más activa y constructiva.
  • Tus historias serán más divertidas y placenteras, gracias a la nota de humor que conlleva siempre el uso del absurdo.

 

Estupendo, ya sabes para qué puede servirte el absurdo. Ahora vamos a ponerlo en práctica a través de un ejercicio clásico de escritura creativa: el binomio fantástico de Gianni Rodari.

En mi curso Cómo escribir cuentos infantiles lo veremos en profundidad con todas sus variantes, pero te daré unas pinceladas para que empieces a practicar.

Para crear un binomio fantástico necesitas dos palabras inconexas. Que no tengan en principio nada que ver en la realidad. Como perro y mesa. O manzana y zapato. El ejercicio consiste en unir estos dos conceptos a través de una preposición y tomar el resultado como punto de partida para una historia. Buscando siempre lo disparatado.

Veamos el primer ejemplo. El perro bajo la mesa no es que sea muy inspirador, pero Mesa de perro suena un poco más extraño ¿no? ¿Qué sería una mesa de perro? Tal vez un pobre perro que se ganara la vida haciendo de mesa portátil, dejando que los demás apoyaran las cosas sobre su lomo. O quizás una mesa pensada especialmente para perros, en la que los animales dejan sus gafas o comen con plato y tenedor.

¿Lo ves? Tu esfuerzo por dar sentido a lo que no lo tiene pone en marcha tu imaginación. Es, por tanto, un punto de partida perfecto para tu próximo cuento. ¿Qué tal si lo empiezas ahora mismo?

sara_suberviola_creatividad

Únete a mi comunidad de inventores de cuentos y recibe en tu email todos mis consejos y recursos de escritura creativa.

Sin Comentarios

Publicar comentario