Volver arriba

Dos ejemplos de cuentos personalizados para chicas únicas

En tu vida hay, al menos, una chica irrepetible: una amiga, una novia, una hermana.

Se acerca una ocasión especial y estás buscando un regalo que de verdad transmita lo especial que es para ti.

Quieres regalarle algo que le devuelva un poquito de todo lo bueno que te da.

Pero se te están acabando el tiempo y las ideas.

Si este es tu caso, sigue leyendo, porque voy a hablarte de tres ejemplos reales en los que ayudé a personas como tú.

Cada una me habló de una mujer que le hacía la vida mejor. Y sus sentimientos me inspiraron para crear estos tres cuentos a medida, protagonizados por chicas de entre 20 y 25 años.

Alma de Caramelo

``Olía a miel y a mermelada y, si te acercabas, a almendra garrapiñada. Tras el azul de sus ojos se adivinaba un calor almibarado.
A Caramelo el mundo se le hacía a veces un poco más frío que a la mayoría. A su alrededor, todos parecían cómodos con sus almas ácidas y frescas y los corazones más gélidos intentaban apagar a toda costa cualquier fuente de calor. Sin embargo, a bajas temperaturas, Caramelo cristalizaba un poco, volviéndose más frágil.``
Fragmento de 'Alma de Caramelo'
protagonista de un cuento personalizado para adultos

La protagonista de este cuento es Caramelo (así la llamaban sus padres de niña), una chica mallorquina que acababa de terminar sus estudios universitarios.

Su madre me contó que después de superar unos cuantos obstáculos a lo largo de su vida, Caramelo se encontraba en un momento muy dulce, empezando a cosechar los resultados de sus esfuerzos y felizmente enamorada.

Sus padres querían hacerle un regalo muy especial ahora que empezaba una nueva etapa en su vida, y me encargaron un cuento personalizado para conseguirlo.

Escribí la historia de una niña de alma dulce y delicada a la que le había costado un poco encontrarle el punto a su alma, como ocurre al calentar el azúcar para hacer caramelo.

Marina, el mundo en la piel

``Cuando quería volver a su niñez, solo tenía que apoyar todo su peso en el pie izquierdo. En unos segundos podía sentir vibrar en el talón las ruedas de los patines, deslizándose una y otra vez por las calles del barrio, como un eterno verano al alcance del pie.``
Fragmento de 'Marina, el mundo en la piel'

Creé este cuento para Marina, una joven madrileña que con su cuarto de siglo había recorrido medio mundo.

El gusanillo por viajar se lo inculcaron sus padres, que contactaron conmigo porque querían hacerle un regalo especial ahora que iba a independizarse.

Ellos me hablaron de una niña alegre y generosa a la que era imposible no querer, y con talento para infinidad de cosas, excepto para el dibujo.

Escribí para ella un libro personalizado cuyo punto de partida es el momento en el que se da cuenta de que un lápiz es una herramienta claramente insuficiente para transmitir los instantes que ella ha vivido con tanta intensidad.

Por eso busca otra forma de guardar sus recuerdos: almacenarlos en rinconcitos de su cuerpo.

Todo el libro es un sensual recorrido por la vida de Marina a través de su anatomía.

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

¿Tú también conoces a una chica única en el mundo?

¡Regálale uno de nuestros cuentos a medida y emociónala!

QUIERO UN CUENTO A MEDIDA
Sin Comentarios

Publicar comentario