Volver arriba

Cuentos personalizados para niñas que quieren ser princesas

¿Conoces a una princesa que se merece su propio cuento de hadas?

Tenemos un cuento personalizado para ella.
Con mucha purpurina y sus colores preferidos. Pero también con un valor de fondo.
Porque es mucho más que una princesa.

El Reino de Elna

Un cuento de hadas infinito para las pequeñas princesitas
39,5€

Cuento infantil ideado para niñas desde 3 hasta 10 años, aunque adaptamos la redacción a cualquier edad

Cubiertas hechas a mano con materiales seleccionados solo para ti

En la historia aparecen su familia y amigos

Para que las princesitas valoren sus propios reinos y las cosas maravillosas que hay en ellos

Formato desplegable e historia sin final para que pueda seguir leyéndola infinitamente

Por un lado cuenta el relato de una niña que quiere ser princesa y por el otro el de una princesa que quiere ser niña

VER DETALLES

El despertar del Gran Zarzal

Un libro de gran formato lleno de detalles y purpurina
99,5€

Cuento infantil ideado para niñas desde 5 hasta 12 años, aunque adaptamos la redacción a cualquier edad

Historia hiperpersonalizada, repleta de detalles y reescrita para cada protagonista

Con muchos personajes, perfecto para familias numerosas o grupos de amigos

Libro de gran tamaño con ilustraciones en sus colores preferidos

Tanto la portada como todas las páginas interiores están repletas de detalles a mano

El cuento incluye una pequeña versión del clásico ‘La bella durmiente’, en la que la princesa se duerme por un beso y se despierta por un pinchazo

VER DETALLES

Nuestros clientes opinan

Ha sido fantástico poder disfrutar con mi hija de esta pequeña joya literaria.
'El Reino de Carmen' es una obra de arte en miniatura que siempre le quedará de recuerdo y que podrá releer para revivir sus 4 años.
¡¡Un gran trabajo, un gran regalo y una delicia!!

Ana Castellanos, Logroño (La Rioja)

Regalé 'El despertar del Gran Zarzal' a mi sobrina por su comunión y fue una experiencia increíble para ambas. Se emocionó tanto al ver que se había convertido en la protagonista de un cuento… Según se lo iba leyendo, las dos abrazadas, veía el brillo en sus ojos, su emoción, sus risas… No escribes cuentos. Regalas magia.

Carolina Cubillo, Las Rozas (Madrid)

Sin Comentarios

Publicar comentario