Volver arriba

Ejercicio rápido de creatividad para reconectar con tu inspiración

Sigue estos sencillos pasos y vuelve a jugar con las palabras como cuando empezaste a disfrutar de escribir

La mayoría de la gente siente por primera vez el gusanillo de la escritura cuando es muy joven, durante su infancia o adolescencia.

Tú también, ¿verdad? ¿Lo recuerdas? Las palabras te eligieron y tu te dejabas llevar por ellas, entregándote a una sensación de placer o de alivio. Pero en algún momento las apartaste de ti.

Tenías otras cosas en que pensar, tal vez más serias o más divertidas. El caso es que te alejaste de ese placer inicial. Y ahora, bueno, se te sigue dando bien escribir, al menos más que a la mayoría de la gente.

Pero claro, si no practicas el talento se convierte en un mero recuerdo, en una ilusión de lo que podría haber sido y no fue. Ya no te sale solo, como recuerdas que ocurría entonces. Eres más mayor y además has leído mucho, lo que escribes no acaba de convencerte. Tal vez tengas demasiado con lo que compararte. Y sientes que ya no lo haces bien, que igual no valías, que ya es demasiado tarde.

Ejercicio rápido para reconectar con tu inspiración literaria

Pero ¿sabes qué? Todo eso son excusas racionales, falacias lógicas que te montas en tu cabeza para esconder el miedo que te da intentarlo. Tú has crecido mucho, pero tu artista interior sigue y seguirá siendo siempre un niño, así que necesita que lo animes, lo protejas y juegues con él. Sin pensar en metas de adulto.

Hoy te propongo un ejercicio para reconectar con esa ilusión juvenil, con ese creerte capaz y no pensar en qué ocurrirá cuando los demás lean lo que has escrito, ni qué pensarán de ti ni qué pensarás tú mismo de ti.

Aviso: para que funcione, tienes que ponerlo en práctica. Leerlo sin más no te va a ayudar, tienes que escribirlo.

Sigue estos sencillos pasos para reconectar con tu inspiración:

1. Recuerda el primer cuento que escribiste, o el primero del que te sentiste orgulloso.

Uno de los primeros que yo escribí, con unos 8 años, se titulaba ‘Pedro el osito y la mansión zanahoria’. Contaba la historia de un oso que quería salvar a una comunidad de zanahorias amenazada por la inminente construcción de un centro comercial. Lo escribí y lo ilustré en una libreta de cuadros azules y rojos que mi padre todavía guarda en un viejo maletín de piel.

2. Haz una lista de cuatro objetos o ideas que recuerdes que aparecían.

En mi caso, podrían ser:

  • Castillo
  • Bicicleta
  • Bocadillo de jamón
  • Excavadora

 

3. Ahora, detrás de cada palabra escribe las cinco primeras palabras que se te ocurran, sin pensar mucho.

Estas son las mías:

  • Castillo: cuento, reyes, historia, encierro, baile.
  • Bicicleta: verano, aire, camino, piscina, sol
  • Bocadillo de jamón: almuerzo, Núria, escuela, risa, pipas
  • Excavadora: agujero, destrucción, desenterrar, arrancar, tierra

 

4. El siguiente paso consiste en elegir una combinación de cuatro cifras del uno al 5

Por ejemplo: 5145

¿Quieres desbloquear tu creatividad? Echa un vistazo a mis

cursos online para disfrutar escribiendo

5. A continuación, escribe las palabras que ocupan cada posición dentro de tu lista.

Para mi combinación 5145, son: baile, verano, risa, tierra

6. Por último, deja que las palabras te inspiren y escribe con ellas una o dos frases.

Esto es lo que yo he escrito:

Empezaba a amanecer cuando entré en casa. El baile me había dejado los pies llenos de tierra y de verano.

7. Repite el ejercicio tantas veces como te apetezca, o hasta que te salga algo que te guste.

Yo he probado con estas combinaciones:

1234 (cuento, aire, escuela, arrancar)

El aire acabó arrancando el tejado de la escuela. Y, como en un cuento, las palabras y los libros echaron a volar.

2152 (reyes, verano, pipas, destrucción)

Nos creíamos los reyes del verano, comiendo pipas en la plaza hasta que la sal nos destruía los labios.

 

¡Te toca! Por favor, no lo dejes para otro rato.

Dedica unos minutos a hacer el ejercicio y comparte en los comentarios tus textos. Yo ya te he enseñado los míos, así que déjate de vergüenzas y de miedos. Vuelve a escribir por el mero placer de jugar con las palabras, sé que sabes hacerlo y estoy deseando leerte.

6 Comentarios
  • Samu
    Publicado a las 05:27h, 04 junio Responder

    Jajajaj así es, tuve la duda con la jota que se me pasó.
    El «de manera violenta», tal como dices, es un intento de evitar el adverbio, y aún así siento que es la manera más fácil de resolverlo, tengo que probar más. En ese sentido, me ayudan bastante tus sugerencias. Quedaría mucho mejor usando esas otras alternativas.
    Luego, con la sugerencia de poner mas misterio en lo de la máquina del tiempo, estoy muy de acuerdo. A veces, develo toda la información de inmediato y me cuesta guardar sorpresa para el final, otro aspecto en el cual trabajar.
    De verdad lo pasé muy bien, es una muy buena opción para esos momentos de sequía creativa. Algunos de los relatos, es muy probable que los profundice, porque siento que tienen potencial. Así es que te vuelvo a agradecer por este maravilloso ejercicio.
    Ah, y gracias por la motivación constante que me entregas a través de tus palabras. Para mí también es un aliciente para comenzar de buena forma la semana.
    ¡Abrazos!

    • Sara Suberviola
      Publicado a las 10:47h, 05 junio Responder

      Desde luego que tienen potencial, Samu, yo te animo a seguir trabajando con ellos. ¡Un beso!

  • Samu
    Publicado a las 23:00h, 02 junio Responder

    Hola Sara!
    Muchas gracias por este ejercicio, la pasé muy bien.
    Y bueno, te comparto las palabras que escogí y las combinaciones que usé para jugar:

    Pistola: bala, ruido, peligro, muerte, diablo.

    Sombrero: abuelo, cowboy, cabeza, elegante, antiguo.

    Montaña: grande, secreto, cima, aventura, relajo.

    Caballo: libre, veloz, viento, Troya, blanco.

    3421: peligro, elegante, secreto, libre.
    4213: muerte, cowboy, grande, viento.
    2112: ruido, abuelo, grande, veloz.
    5555: diablo, antiguo, relajo, blanco.
    1234: bala, cowboy, cima, Troya.

    Desde que descubrí aquel oscuro secreto del hombre elegante supe que nunca estaría libre de peligro.

    El viento abrió de manera violenta la puerta del hogar del cowboy, grande era su temor pero sabía que la muerte venía para llevárselo.

    Mi abuelo tenía un corazón grande, un día le oí hacer un ruido horrible y jamás volvió a latir veloz como antes.

    El relajo vino una vez que el diablo me narró la historia de sus tiempos antiguos y de cuando solía ser un ángel con alas blancas.

    Gracias a la máquina del tiempo, el cowboy pasó de estar en la cima de un edificio moderno a estar en medio de un batalla en Troya. Lamentablemente, solo le quedaba una bala.

    Saludos!

    • Samu
      Publicado a las 03:04h, 03 junio Responder

      Acabo de darme cuenta de que escribí por error «coNparto»…
      Mal, muy mal.

      • Sara Suberviola
        Publicado a las 11:12h, 03 junio Responder

        jajaja ni me había dado cuenta, Samu, te lo cambio en tu comentario, así como una jotita equivocada que sí que me ha cantado un poco más.

    • Sara Suberviola
      Publicado a las 11:10h, 03 junio Responder

      ¡Hola! No sabes cuánto me alegro de que lo hayas disfrutado. ¿Sabes qué? Se nota. Ha sido un gustazo leer el resultado, de verdad. Me encantan todas. En el «de manera violenta» intuyo una fórmula para evitar el adverbio «violentamente», ¿puede ser? Es correcto, pero el texto es tan breve y tiene tanta fuerza que yo lo cambiaría por algo más directo. Por ejemplo «abrió con violencia» o tan solo «abrió violento». ¿Qué opinas? Y por hacer otro apunte constructivo, ya hilando fino, en la última historia igual quitaría del principio la evidencia de la máquina del tiempo, para darle un poco más de misterio. Tal vez cambiaría «gracias a la máquina del tiempo» por algo más sutil, como «con solo apretar un botón». Pero como te digo es solo un apunte personal, no una corrección. El final es genial: solo le quedaba una bala.
      Es increíble, con cada frase has creado todo un mundo del que dan unas ganas locas de saber más ¿te das cuenta? Gracias por compartir tu ejercicio, Samu, leerlo ha sido un chute de inspiración para comenzar la semana. Un abrazo.

Publicar comentario