Volver arriba

Evita este error si quieres escribir cuentos impactantes

En narrativa, sobre todo si escribes cuentos, cada fleco suelto de tu historia reduce su efecto en el lector

¿Has oído hablar del arma de Chéjov? ¿Del efecto único de Poe? ¿Del knock out de Cortázar? Son distintas versiones de una misma idea: cada elemento que incluya un texto narrativo debe tener un sentido, una justificación dentro de la historia.

Permíteme que cree mi propia imagen para explicar esto. Escribir narrativa es como hacer una trenza. Como esas pulseritas de hilo que hacíamos durante los largos veranos de los 90.

Antes de empezar la trenza tienes que tener ya todos los hilos bien colocados y anudados.

Evita este error si quieres escribir cuentos impactantes

Si añades hilos a media trenza, luego se verá el nudo. Si dejas hilos sueltos, te quedará una chapuza. Cuando escribes un cuento ocurre lo mismo.

Desde la primera línea de un relato, cada elemento, cada acción y cada personaje tienen que llevarte a un objetivo, a un efecto final.

En palabras de Chéjov:

“Uno nunca debe poner un rifle cargado en el escenario si no se va a usar. Está mal hacer promesas que no piensas cumplir”

Como ves, los elementos superfluos, en narrativa, son como una trampa. Diriges la atención del lector hacia ellos y luego resulta que no son importantes, que no tienen un significado, que no aportan nada.

Cada fleco suelto que dejas en tu historia es para el lector como una pequeña traición.

Por el contrario, si lo hilas todo bien y consigues que incluso los detalles que parecían irrelevantes acaben cobrando significado, entonces el lector no se siente traicionado. Lo que siente es el gustazo de ver cómo en la literatura, a diferencia de lo que ocurre en la vida, todo tiene sentido.

Así define E. A. Poe el efecto único que todo cuento debe buscar:

Un hábil artista literario construye un cuento. Si sabio, no acomoda sus pensamientos a sus incidentes, sino que al haber concebido con cuidado deliberado cierto efecto único sobre el cual forjar (su cuento), combina entonces los acontecimientos de modo que mejor le ayuden para establecer este efecto preconcebido. Si su primera oración inicial no contribuye a destacar este efecto, ha fallado en su primer paso. En toda la composición no debe haber palabra que no se dirija directa o indirectamente a ese diseño preestablecido.”

Aunque el símil de la trenza es válido en cualquier texto narrativo, en el caso del cuento obviar este principio es prácticamente imperdonable. Por su brevedad, el cuento no admite divagaciones. Los adornos sobran. Irse por las ramas está prohibido.

La penalización es instantánea: la historia se queda floja, el argumento pierde fuelle. Pierdes la oportunidad, como autor, de dejar una huella en el lector.

Así lo expresa Cortázar:

“La novela acumula progresivamente sus efectos en el lector, mientras que un buen cuento es incisivo, mordiente, sin cuartel desde las primeras frases. No se entienda esto demasiado literalmente, porque el buen cuentista es un boxeador muy astuto, y muchos de sus golpes iniciales pueden parecer poco eficaces cuando, en realidad, están minando ya las resistencias más sólidas del adversario. Tomen ustedes cualquier gran cuento que prefieran, y analicen su primera página. Me sorprendería que encontraran elementos gratuitos, meramente decorativos”.

 

“¿De verdad un escritor piensa en todo esto cuando se pone a escribir?”, me preguntan a veces mis alumnos de escritura creativa. Y la respuesta es sí. Escribir es un oficio. Cuanto más lo domines más interiorizadas tendrás sus técnicas y más intuitivo te resultará ponerlas en práctica.

Hasta entonces, no te queda otra que practicar. Seguro que después de trenzar un par de historias tus dedos ganarán agilidad.

Así que, cuéntame en los comentarios, ¿cuál es el efecto que vas a intentar conseguir con tu próximo cuento? ¿te cuesta trazar de antemano la línea que va a seguir tu historia?

¿Quieres seguir aprendiendo? Te espero en mis cursos online de escritura creativa

VER CURSOS
sara_suberviola_creatividad
Sin Comentarios

Publicar comentario