Volver arriba

Errores que no detecta tu corrector ortográfico pero saltan a la vista

Cometer alguna falta de ortografía o gramática es casi inevitable, pero estas son algunas de las más graves y comunes, grábalas en tu mente y huye de ellas en tus próximos textos

La corrección ortográfica es algo en lo que no suelo detenerme demasiado en mis artículos ni en mis cursos de escritura creativa.

No lo hago, sobre todo, por dos razones. Una es que el tema es tan amplio que si le dedico mucha atención se me come el tiempo del resto de contenidos. Otra es que el principal objetivo de mis sesiones es motivar a los alumnos a seguir escribiendo y, claro, señalarles cada error me desvía de este fin.

Pero no te voy a engañar: a veces se me irritan las retinas con algunos errores ortográficos y gramaticales.

Entonces me acuerdo de Paqui, mi profe de literatura en secundaria, que solía decir que ciertas faltas “duelen en los ojos” (fan mal als ulls, en catalán).

Errores que no detecta tu corrector ortográfico pero saltan a la vista

Buena parte de los errores pueden evitarse con algo tan sencillo como utilizar el corrector ortográfico de tu editor de textos. Pero esta herramienta, aunque útil, no es infalible. Hay palabras que llevan o no tilde según su sentido, por ejemplo. Y los correctores estándar tampoco saben decirte si has usado bien las comas o los puntos suspensivos.

Por eso he pensado que una recopilación de algunos de los errores más comunes en los textos de mis alumnos te podría ser de gran utilidad.

Son fallos que pasan desapercibidos a la mayoría de correctores automáticos, pero que saltan a la vista de cualquier persona con cierto dominio de la corrección textual.

 

En mi lista hay unos cuantos más, pero para no abrumarte voy a empezar por tres errores. Los he elegido por ser bastante graves y muy comunes:

  1. La coma criminal

La coma criminal es la que se coloca entre sujeto y predicado. Es un fallo muy habitual, sobre todo en frases de cierta extensión, porque tendemos a usar las comas para marcar las pausas en la lectura. Ahí van un par de ejemplos:

Su aspecto y su labia, hicieron el resto.

Los cirios y las lámparas de aceite que ardían permanentemente, mejoraban la temperatura.

En ambos casos, la coma sobra.

Ojo, porque la coma criminal siempre va suelta. Si va en pareja, delimitando un inciso en el texto, no es incorrecta.

Siguiendo los ejemplos:

Su aspecto y su labia, heredados de su padre, hicieron el resto.

Los cirios y las lámparas de aceite que ardían permanentemente, además de iluminar la sala, mejoraban la temperatura.

Al abrir y cerrar sendos incisos, estas comas no cometen ningún crimen y son del todo correctas.

Sigue aprendiendo en mis

cursos online para disfrutar escribiendo

  1. Por qué / porque / por que / porqué

Suenan casi igual, pero se escriben distinto. Veamos cómo distinguir la escritura correcta en cada caso:

  • Por qué incluye dos palabras, la preposición por y el interrogativo qué:

¿Por qué no me dices nunca la verdad?

Me contó por qué se había ido de casa.

Un buen truco para identificar cuándo hay que escribirlo así es añadirle detrás la palabra motivo:

¿Por qué motivo no me dices nunca la verdad?

Me contó por qué motivo se había ido de casa.

Si cuadra, es que va separado y con tilde.

  • Porque es una conjunción que indica una causa:

Te mentí porque sabía que la verdad te haría daño.

Se fue de casa porque su padre era insoportable.

Para saber cuándo escribir porque junto y sin tilde, puedes probar a sustituirlo por dado que, ya que o puesto que. Si encaja, se escribe así.

  • Por que combina la preposición por y el pronombre relativo que:

Su padre fue la razón por que ella se marchó de casa.

La manera más sencilla de identificar este uso es que permite intercalar un artículo entre las dos palabras:

Su padre fue la razón por la que ella se marchó de casa.

  • Porqué es un sustantivo que significa lo mismo que causa o razón:

Me contó el porqué de sus mentiras: no quería hacerme daño.

También puede usarse en plural:

Jamás me confesó los porqués de su decisión, pero sospecho que su padre era uno de ellos.

 

  1. La tilde diacrítica en monosílabos

La tilde diacrítica es el acento que sirve para distinguir las palabras que se escriben igual pero tienen significados diferentes y además se pronuncian distinto (una es átona y la otra tónica).

Estas son algunas de las parejas de monosílabos en las que la tilde diacrítica suele generar confusión:

  • Tú / tu. Con tilde es pronombre personal, sin ella es adjetivo posesivo: Díselo tú a tu madre.
  • Él / el. Con tilde es pronombre personal, sin ella es artículo: Él me pidió que llevara el vino a la cena.
  • Mí / mi. Como en el caso anterior, con tilde es pronombre personal y sin ella es artículo: Dame el dinero a mí, lo guardaré en mi casa.
  • Sí / si. Con tilde puede ser pronombre personal, adverbio de afirmación o sustantivo. Sin tilde es una conjunción o una nota musical:

Sí, te lo contaré si me prometes no decírselo a nadie.

Si le hubiera dado el dinero se lo habría quedado para sí mismo.

  • Sé / se. Cuando lleva tilde es una forma de los verbos ser o saber. Cuando no se acentúa es un pronombre, impersonal o reflexivo: Sé por experiencia que no se puede ayudar a quien no se deja.

 

Hasta aquí los errores que hoy te quería comentar. Dejo el resto de mi lista para futuros artículos, no vaya a ser que te agobies y tires tu cuaderno por la ventana.

Además, piensa que autores tan consagrados como García Márquez y Juan Ramón Jiménez no solo cometían faltas en sus textos, sino que proponían unas normas ortográficas menos rígidas. Pero, claro, supongo que cuando eres Premio Nobel puedes permitirte ciertas licencias, ¿no?

Tú y yo estamos en otra dimensión, en una en la que los errores ortográficos pueden pasarnos factura. Así que hablémoslo: ¿sueles cometer alguno de estos errores? ¿te ha quedado alguna duda sobre las normas ortográficas que te comento? Déjame tu comentario, estoy aquí para ayudarte.

2 Comentarios
  • Susana
    Publicado a las 12:43h, 07 noviembre Responder

    Me encanta este post de corrección ortográfica. Yo añadiría la omisión de la coma del vocativo o los pronombres acentuados: qué/cómo/cuál/dónde/quién. Aunque hay mil errores más que no se detectan fácilmente con un autocorrector.
    Gracias, Sara.

    • Sara Suberviola
      Publicado a las 13:27h, 08 noviembre Responder

      ¡Hola, Susana! Sí, estoy de acuerdo, son muy comunes también. Los tengo en mi lista para un próximo post 🙂 Un besote, gracias a ti

Publicar comentario