Volver arriba

Seis motivos para no quitar a los malos de los cuentos

Los villanos son personajes fascinantes a los que puedes sacar un gran partido literario.

Lo admito, me encantan. En las pelis, en las novelas, en los cuentos. Los malos son personajes fascinantes.

En Hollywood lo saben y por eso los actores que hacen de malos están tan bien pagados. ¿Has visto a Charlize Theron haciendo de mala en Blancanieves y la leyenda del cazador? Lo siento por Blancanieves, pero como personaje le da mil vueltas.

Quiero defender a los villanos.

Vale, no son imprescindibles para construir una historia. De acuerdo, las personas no suelen ser ni buenas ni malas al cien por cien, todos tenemos nuestros matices.

Seis motivos para no quitar a los malos de los cuentos

Pero hay motivos de peso para no hacer desaparecer de los cuentos a los personajes malvados:

  • Hay historias que los necesitan.

Moldean al personaje del héroe o la heroína: lo definen, sacan lo mejor de él o ella.

  • Sin villanos, las historias clásicas pierden fuelle.

¿De verdad sigue siendo Caperucita Roja si el lobo resulta ser bueno, o se vuelve vegetariano, como en algunas versiones actuales?

  • Muestran las debilidades humanas

La envidia, la avaricia, el egoísmo, el despecho, la ira, la traición, la vanidad, la crueldad. ¿Acaso hay que hacer como si no existieran? ¿Acaso los niños no las sienten, no las conocen?

  • Tienen historias interesantes

Algo los ha convertido en villanos, su maldad tiene siempre un origen. De este modo, los personajes malos advierten del riesgo que tienen determinadas acciones o comportamientos hacia uno mismo y hacia los demás.

  • Pueden resarcirse volviéndose buenos.

Sus buenas acciones pueden cambiarlos. ¿No es ese un mensaje inmensamente esperanzador?

  • Los monstruos existen de verdad.

Son de carne y hueso y salen cada dos por tres en las noticias. No es cuestión de asustar a los pequeños, pero tampoco es muy viable a largo plazo edulcorarles todas las historias.

¿Qué? ¿Te animas a construir un malo malísimo? Pruébalo al menos como ejercicio. Piensa en ese boceto de historia que tienes en mente. ¿Hay un malo? ¿Podría haberlo? ¿Qué nombre tendría? ¿Qué tendría que hacer para convertirse en bueno? ¿Cuál sería su historia?

ejercicio_escritura_creativa_expres

¿Quieres entrenar tu imaginación literaria? Únete a mi comunidad de inventores de cuentos y recibe un training gratuito de escritura creativa.

Sin Comentarios

Publicar comentario