Volver arriba

Sobre este cuento

Se acercaba el cumpleaños de su marido y Fátima buscaba un regalo para sorprenderlo. El hecho de que llevaran casi tres décadas casados limitaba bastante las opciones. Una amiga que me había encargado un cuento para su pareja le habló de mí. “Lo que quiero es decirle todo lo que lo quiero, que ya no sé cómo decírselo”, me dijo como punto de partida.

Además de contarme su historia como pareja, me habló de las muchas aficiones de su marido, en especial la música. Me explicó que las canciones de Sabina habían sido la banda sonora de su vida en común, así que elegí una y escribí una nueva letra que hablaba de ellos dos. Una de sus hijas se la cantó en el pequeño estudio musical que la familia tiene en casa.

Si alguien pudiera saber cómo vivo

la música que tocas en mi piel.

Si alguien supiera interpretar el ritmo

de tus caricias en papel.

Sería más que una canción

la melodía entre tú y yo,

si alguien lograra traducir en disco

la letra de nuestro calor.

Empezaría con aquel verano,

de fiesta en fiesta sin querer parar

y tu R8 ya destartalado

llevándonos de aquí p’allá.

Luego ya solo estabas tú,

besos a oscuras en el bar.

Si alguien pudiera interpretar las notas

con las que tú me haces vibrar.

(…)

(Fragmento de ‘Cien años o más’)

¿Quieres que escriba una historia para ti? Consigue tu propio cuento a medida

VER DETALLES
Sin Comentarios

Publicar comentario