Volver arriba

Cómo inspirarse en el clima para escribir una historia

Descubre el poder literario de los fenómenos meteorológicos y conviértelos en protagonistas de tu próxima historia

El tiempo atmosférico es una fuente inagotable de inspiración para la literatura.

Los fenómenos meteorológicos están cargados de emociones y sensaciones, con las que puedes generar auténticas tormentas de sentido en tus historias.

Veámoslo en un ejemplo.

A continuación tienes algunos fragmentos de Tramontana, uno de los Doce cuentos peregrinos de Gabriel García Márquez.

El tiempo atmosférico es una fuente inagotable de inspiración para la literatura. Los fenómenos meteorológicos están cargados de emociones y sensaciones, con las que puedes generar auténticas tormentas de sentido en tus historias.

(…) en primavera y otoño, que eran las épocas en que Cadaqués resultaba más deseable, nadie dejaba de pensar con temor en la tramontana, un viento de tierra inclemente y tenaz, que según piensan los nativos y algunos escritores escarmentados, lleva consigo los gérmenes de la locura.


Hace unos quince años yo era uno de sus visitantes asiduos, hasta que se atravesó la tramontana en nuestras vidas. La sentí antes de que llegara, un domingo a la hora de la siesta, con el presagio inexplicable de que algo iba a pasar. Se me bajó el ánimo, me sentí triste sin causa, y tuve la impresión de que mis hijos, entonces menores de diez años, me seguían por la casa con miradas hostiles. El portero entró poco después con una caja de herramientas y unas sogas marinas para asegurar puertas y ventanas, y no se sorprendió de mi postración.


—Es la tramontana —me dijo—.  Antes de una hora estará aquí.
(…)
No hubo que esperar mucho. Apenas salió el portero se escuchó un silbido que poco a poco se fue haciendo más agudo e intenso, y se disolvió en un estruendo de temblor de tierra. Entonces empezó el viento. Primero en ráfagas espaciadas cada vez más frecuentes, hasta que una se quedó inmóvil, sin una pausa, sin un alivio, con una intensidad y una sevicia que tenía algo de sobrenatural.
(…)
Al cabo de dos días teníamos la impresión de que aquel viento pavoroso no era un fenómeno telúrico, sino un agravio personal que alguien estaba haciendo contra uno, y sólo contra uno. (…) El miércoles, cuando no sucedió nada más que el viento, fue el día más largo de mi vida. Pero debió ser algo como la oscuridad del amanecer, porque después de la media noche despertamos todos al mismo tiempo, abrumados por un silencio absoluto que sólo podía ser el de la muerte. No se movía una hoja de los árboles por el lado de la montaña.

tiempo_atmosferico_y_literatura_creatividad

Inquietante, ¿verdad? García Márquez convierte con maestría un fenómeno meteorológico en un torrente de emoción humana.

Este no es, ni mucho menos, el único ejemplo.

Desde el diluvio universal de La Biblia hasta La niebla de Stephen King, los fenómenos meteorológicos han inspirado y protagonizado incontables historias a lo largo de los siglos.

Frente al tiempo atmosférico, somos muy poca cosa. No podemos predecirlo con exactitud, ni controlarlo, ni evitarlo. Nos limitamos a padecerlo o disfrutarlo, temerlo o desearlo.

Ese es el poder de los fenómenos meteorológicos: su carácter salvaje e indomable, arrollador, aplastante, invencible. Por eso pueden convertirse en grandes protagonistas.

Tú puedes aprovechar también este recurso creativo en tus textos literarios. Solo tienes que elegir  un elemento meteorológico y pensar en qué emociones y sensaciones te inspira. ¿Con qué asocias la lluvia? ¿Y la primavera? ¿Y el granizo? ¿Y la sequía?

Escribe un par de líneas en las que describas un fenómeno atmosférico. Intenta relacionarlo de alguna manera con una emoción o con una sensación, darle un poco de personalidad humana.

No olvides dejar tu texto en los comentarios, estoy deseando saber qué fenomeno meteorológico vas a elegir para inspirarte.

Sigue aprendiendo herramientas de escritura creativa en mi curso online Cómo vencer al papel en blanco

VER CURSO
sara_suberviola_creatividad
Sin Comentarios

Publicar comentario